Bonos Productivos Tecnológicos: promotores del cambio

La luz del desarrollo llega a más familias del norte de Nicaragua, no sólo con la iluminación de sus viviendas, también con el apoyo a negocios propios de la zona; esto, gracias al Proyecto de Electrificación de Nicaragua (PELNICA II), financiado con fondos de la Cooperación Canadiense. El objetivo es brindar oportunidades de superación con la entrega de Bonos Productivos Tecnológicos a pequeños emprendimientos que se encuentran en comunidades alejadas de la capital y que han sido electrificadas.

En este 2017 se han otorgado 77 Bonos que representan una inversión de US$ 2 mil cada uno; entre los favorecidos están 30 panaderías y 47 talleres de costura, que ahora contribuyen al desarrollo de la economía local. Doña Martha Mendoza, de la comunidad “Volcán Abajo”, en San Sebastián de Yalí, se dedica a la costura y es una de las atendidas, “me siento agradecida con Dios y con todos los que me han apoyado, ya que antes no podía salir adelante porque contaba con poco material y mi máquina se dañaba a cada rato, ahora ya puedo ofrecer a mis vecinos pantalones, vestidos y cortinas… voy a salir adelante, voy a prosperar”, expresó.

Ella es una de varias jinoteganas a quienes se les suministró máquinas de coser y asistencia técnica, que les han facilitado y modernizado su labor diaria. Y es que esa es precisamente la idea del Gobierno Sandinista con este tipo de iniciativas, promover el progreso económico y social de l@s nicaragüenses, al potenciar el uso de la electricidad no sólo como un servicio básico al que tod@s tenemos derecho a acceder, también como una herramienta productiva, de transformación de la calidad de vida de las familias.

“Desde que me instalaron la energía, siempre soñé, anhelé, tener una maquina eléctrica, pero mi posición económica no me lo permitía; con este apoyo que me están brindando, ENATREL, PELNICA y la Cooperación Canadiense, mi sueño se ha hecho realidad. Mi taller de costura va a crecer, mis ganancias serán mayores; me siento feliz porque voy a superarme y podré brindar mejores productos a mis clientes”, sostuvo doña Yuri Altamirano, de “Las Horquetas”, en San Rafael del Norte.

Estas transformaciones son fruto del trabajo coordinado con las diferentes instituciones públicas, tal es el caso del Ministerio de la Economía Familiar, Comunitaria, Cooperativa y Asociativa (MEFCCA), con la promoción de talleres de administración de pequeñas empresas, de igual manera el Tecnológico Nacional (INATEC), colabora con las capacitaciones técnicas en el rubro que trabaja cada protagonista.

El proyecto no finaliza con la recepción de los equipos por parte de los pobladores, pues PELNICA da seguimiento a los emprendimientos para constatar los avances. “Planeamos continuar trabajando todo el resto del año y el siguiente (2018), para alcanzar nuestra meta global que consiste en apoyar técnica y financieramente a 200 negocios que hemos identificados en las áreas rurales”, explicó el Cro. Ronald Tenorio, Especialista de PELNICA II.

La permanente participación de la mujer es base fundamental en este modelo de desarrollo, logrando que sean promotoras del cambio en igualdad de oportunidades y convirtiéndose en pilares esenciales de la economía familiar.

DSC02485

También te podría interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

el_icon_10