Imprimir

Historia de Enatrel

La Historia según uno de los grandes filósofos romanos, Cicerón, es “testis temporum, lux vetitatis, vita memoriae, magistra vital, nuntia vetustatis”, que significa  “La historia es testigo de las edades, luz de la verdad, vida de la memoria, maestra de la vida y heraldo de la antigüedad”. Esto significa que es fuerza motriz de la sociedad y en ella se encontrarán aciertos y desaciertos en cada época de la humanidad, de los cuales se deben tomar los aportes en beneficio de ella y en particular del pueblo nicaragüense.

La Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (ENATREL) como una institución del Estado de Nicaragua tiene los siguientes antecedentes históricos:

A finales del siglo XIX, surge la industrialización de la energía eléctrica, que gradualmente va adquiriendo un nivel de desarrollo en cada país, y particularmente en Nicaragua, comenzó a utilizarse para el servicio público en Managua, el 24 de diciembre de 1902,  durante la administración del Gral. José S. Zelaya. En ese mismo año se creó la primera planta eléctrica con el nombre de “Nicaragua Electric Plant”; y desde ese mismo periodo se puede observar que surge la influencia yanqui en el país, la cual se incrementaría ya que para 1927 (segunda intervención yanqui en Nicaragua) esta fue adquirida por la compañía norteamericana “Central America Power Corporation”.

En 1941, la entidad de Gobierno “Ferrocarril del Pacífico de Nicaragua” adquirió la empresa y la denominó “Empresa de Luz y Fuerza de Managua”; y para 1953 paso a formar parte del Ministerio de Fomento y Obras Públicas. El 14 de Octubre de 1954 es la fecha en la cual se convirtió en un ente autónomo, mediante el Decreto Legislativo No. 102, con personería jurídica y patrimonio propio, recibiendo el nombre de “Empresa Nacional de Luz y Fuerza” (ENALUF), con las funciones de generación, transmisión y distribución del suministro energético.

Luego, el 19 de Julio de 1979  se produce la Revolución Sandinista encabezada por el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y es derrocada la dictadura somocista junto a todo su aparato institucional;  por ello el 23 de Julio del mismo año a través de un Decreto Legislativo se constituyó el Instituto Nicaragüense de Energía (INE),  adscrito al Gobierno Central, el cual asumió las mismas actividades de ENALUF.

Como resultado de las elecciones de 1990 asumió el Gobierno la señora Violeta Barrios de Chamorro, el llamado “Gobierno de los tecnócratas”, que inició un proceso de privatización de las principales entidades públicas. Después, en 1994 con el Decreto Administrativo No. 46-94 se creó la “Empresa Nicaragüense de Electricidad” (ENEL), como una institución del Estado con personería jurídica y patrimonio propio, pasando a asumir la generación, transmisión y distribución de la electricidad; para ese mismo periodo  se convirtió en el ente regulador.

En 1997 la Presidencia de la República solicitó a la Asamblea Nacional (AN) iniciar del proceso de privatización del sector eléctrico y el 18 de Marzo de 1998  fue aprobada la Ley No. 272, Ley de la Industria Eléctrica, la cual establecía la segmentación de ENEL y que las instituciones que resultaren funcionarían como sociedades anónimas bajo las reglas del derecho privado.

También dispuso en su capítulo VI que la transmisión de la energía es responsabilidad de la Empresa de Transmisión, como propietaria del Sistema Nacional de Transmisión (SNT),  la cual debía ser estatal. Posteriormente, mediante el Acuerdo Presidencial  No. 116-99, ENEL fue dividida en siete empresas: cuatro de generación, una de transmisión y dos de distribución; las dos últimas fueron la Empresa Distribuidora de Electricidad del Norte (DISNORTE) y la Empresa Distribuidora de Electricidad del Sur (DISSUR), ambas privatizadas en octubre del 2000 y adquiridas por la transnacional española UNION FENOSA.

Con una visión errónea de los gobernantes de entonces y con la pretensión de privatizar el sector energético del país, por medio de Escritura Pública No. 49 del 19 de Abril de 1999 se constituyó la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica S.A. ENTRESA, conformada por  los siguientes socios: ENEL, Ministerio de Hacienda y Crédito Público (MHCP) y  Banco Central de Nicaragua, con la finalidad de efectuar las actividades de transporte de energía eléctrica a través de líneas de transmisión y subestaciones a un voltaje de 69, 138 y 230 kV,  a los diferentes agentes económicos del mercado eléctrico nacional y regional.

De forma acertada, el Poder Legislativo por medio de la bancada del FSLN promovió reformas a la Ley No. 272, Ley de la Industria Eléctrica, particularmente al arto. 135, relacionado con la segmentación y privatización del sector energético, lográndose por medio de la Ley No. 494 del 1 de Julio del 2004, que la Empresa de Transmisión Eléctrica no fuera sujeta a la privatización y se mandató que se debía adaptar a las normas del Derecho Público, ordenándose la disolución de ENTRESA, y constituyéndola como una Empresa de Servicio Público de propiedad Estatal; este proceso, altamente positivo para el desarrollo energético del país, tuvo su mayor expresión el 5 de Enero del 2007 al publicarse la Ley No. 583, LEY CREADORA DE LA EMPRESA NACIONAL DE TRANSMISIÓN ELÉCTRICA (ENATREL); con ello se puede decir tal  como expresaban los romanos sursum corda (arriba los corazones).